Cada año el primer domingo de cada mes de septiembre se celebra en todo Chile el Día Nacional del Migrante, y para conmemorarlo la Oficina de Pueblos Originarios, Migrantes e inclusión y la Casa de la Mujer de la Municipalidad, dedicaron una jornada reflexiva que rescata la riqueza cultural e idiosincrasia de los distintos pueblos y de esta manera hacerlos sentir que viven en una sociedad más acogedora e inclusiva.

Es por esto, que la Dirección de Desarrollo Comunitario, Dideco, a través de su Oficina De Pueblos Originarios e Inclusión Social de la municipalidad, realiza un trabajo dedicado a atender a la comunidad migrante mediante el apoyo del Departamento De Extranjería y Migración Del Ministerio del Interior, con el fin de orientar a distintos extranjeros que requieran realizar trámites legales, además de entregar asesoramiento educacional, laboral, social, cultural, de salud, entre otros servicios.

En ese sentido, el Padre Lauro Bocchi, Vicepresidente Ejecutivo del Instituto Católico Chileno de Migración (INCAMI) quien estuvo presente en la ceremonia explicó que: “Cada migrante tiene un nombre, un rostro y una historia”. El religioso dejó la profunda reflexión a los asistentes en cuanto a: “Mantener el respeto por todos, porque todos somos distintos”. A su vez el Director de Desarrollo Comunitario de la municipalidad, Felipe Benavides dejó un llamado a la No discriminación y al respeto intercultural entre todos.

La celebración finalizó, con la presentación del Grupo de Danzas Urbanas de niñas pertenecientes al Programa de 4 a 7 de la Casa de la Mujer, junto al Intérprete haitiano “ManíManí”, quienes entretuvieron a los asistentes con sus muestras artísticas, seguido de la plantación del emblemático Árbol “Canelo”, sellando la fraternidad e inclusión entre las distintas culturas que habitan en nuestra comuna y hoy hacen vida en Conchalí.

¡Porque la multiculturalidad Renace en Conchalí!